BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

domingo, 28 de marzo de 2010

Lo prometido es deuda

No hay ni una persona en el mundo que no haya deseado en algún momento volver atrás en el tiempo. Cuando somos pequeños deseamos que no nos castiguen por lo que hicimos; de adolescentes deseamos volver atrás en el tiempo para haber estudiado para un examen o simplemente por algo que hiciste mal, pero cuando te haces mayor, deseas arreglar todo lo que haces mal.
Yo deseé muchas veces no haber dicho lo que dije, pero luego me paro a pensar y digo, que hubiera pasado si no lo hubiera dicho, todo sería diferente, pero sería mejor o peor, no se puede saber. Pero nada puede ser peor que lo que me pasó a mi.

Era ya mi sexto mes de prácticas en el hospital. Estaba en la planta 4, cuidando a los señores mayores, la mayoría porque se cayeron y rompieron una cadera o un pie, luego están los enfermos terminales, nunca me gustaron esas habitaciones, siempre son tristes. Bueno, estuve cinco meses en esa planta, pero como veían que mi trabajo era muy bueno, decidieron pasarme a la planta 3, pediatría. Lo que más me gusta de esta planta es que aunque estéan muy enfermos, siempre tiene esa sonrisa en la cara, una cara llena de esperanza, esperanza por curarse. Pero no todos eran así.
Al poco tiempo de estar en esa planta, llegó un niño, lo llevaron a la habitación 333, la peor habitación de la planta y del hospital, no estaba en mal estado, pero siempre hacia mucho calor, en cualquier época del año. En invierno, cuando encendían la calefacción, te morías de calor, y en verano hacía mucha calor debido a que no tenía aire acondicionado.
Me asignaron esa habitación. Era una habitación individual. Recuerdo la primera vez que entré en esa habitación y vi al niño. Su cara, lo decía todo, no era como los demás niños, no tenía una sonrisa en su cara, todo lo que podías ver era el terror y el miedo en su cara. Terror, miedo, a qué, tal vez a la muerte. Era demasiado pequeño como para pensar en esas cosas, aunque tuvieran que operarlo de un tumor, no debería tener esa cara.
Estuve con él una semana, mientras le hacían pruebas para la operación. Yo le daba la morfina para aliviar su dolor, yo fui la que consiguió que sonriera una o dos veces.
Rápidamente llegó el día de la operación. Estaba en la recepción cuando llegó su madre pidiéndome que fuera un momento al lado de su hijo, que quería verme, decirme algo. Sin dudarlo ni un momento me levante y me fui hacía la habitación 333. No sabía porqué pero le había cogido un cariño especial a ese niño.
Todo estaba como en penumbra. Me senté en el sillón a su lado y me cogió de la mano.
-tengo miedo.
-porque?, no debes tener miedo. Muchas personas se hacen operaciones de este tipo y no les pasó nada.
-pero, y si a mi sí me pasa algo. Tengo miedo a morirme.
- no digas eso, nadie se va a morir. Todo va a ir bien.
-Me lo prometes?
No sabía que decir, que hacer, como le prometes a un niño que se tiene que operar de un tumor cerebral que todo va a salir bien si no crees realmente que todo va a ir bien.
-te lo prometo.
Ese fue uno de los errores más grandes de mi vida. Hagáis lo que hagáis con vuestras vidas, NUNCA, NUNCA, le digáis a un niño, prometo que todo va a salir bien, porque lo prometido es deuda, y las deudas se pagan...

2 comentarios:

Mapita:)*! dijo...

qe mas paso:O?
pobre nino T_T(U)

aa espero qe subas prontoxD
me gustan las historiasxD!
cuidate mucho^^ nos vemos:D

Mapita^^

andi dijo...

no se sabe lo que pasó, pero algo muy malo pasó